0 items$0

No hay productos en el carrito.

Muñeca

ESGUINCE DE LA MUÑECA

La muñeca une el antebrazo y la mano mediante un complejo articular que permite realizar movimientos de flexión, extensión, aducción, abducción y circunducción. Groso modo está formada por la extremidad distal del radio, por el disco articular de la articulación radiolunar y por el grupo proximal de los huesos del carpo (hueso escafoides, hueso semilunar y hueso triquetral). Las estructuras que estabilizan la articulación son los ligamentos interóseos, los ligamentos extraarticulares (colateral externo e interno, anular anterior y anular posterior) y las cápsulas articulares.

Las lesiones más frecuentes son los esguinces y las fracturas.

El motivo más habitual de los esguinces de muñeca son las torceduras debidas a una caída sobre la mano extendida que provoca tensión o desgarre de los ligamentos que la sostienen. Sin embargo, también sobrevienen esguinces con relativa frecuencia al intentar sostener un objeto pesado con una sola mano abierta y en alto o en la práctica del deporte.

Síntomas
• Dolor
• Inflamación
• Hematomas
• Dificultad para mover o apoyar la articulación

Clasificación de los esguinces. Los esguinces suelen clasificarse en tres grados:

• Grado I, estiramiento o elongación de los ligamentos pero sin producirse rotura.

• Grado II, se produce rotura de algunas fibras de los ligamentos (desgarro parcial).

• Grado III, se produce rotura total del ligamento.

El dolor no es siempre el síntoma más representativo, porque se puede dar el caso de roturas completas que cursan con poco dolor, por lo que deberá tenerse en cuenta el resto de la sintomatología.

Tratamiento

• Descanso: Generalmente parcial, aunque, dependiendo de la gravedad, el médico puede recomendar descanso total.

• Frío. Las bolsas de gel frío/calor suelen adaptarse mejor que las bolsas de hielo y por su flexibilidad, enfriando bien toda la zona.

• Compresión: Un vendaje compresivo o una muñequera elástica limitarán la hinchazón y sujetarán la muñeca. En el caso de que se haya producido lesión del tejido blando que afecte al pulgar, podrá convenir una muñequera con férulas, teniendo en cuenta que deben quedar alineadas con el antebrazo y la muñeca. Sujetar con presión moderada que permita el flujo de sangre y no lesione la piel. Si la torcedura es grave, el médico puede considerar conveniente enyesar durante 2 a 3 semanas o prescribir una muñequera rígida inmovilizadora.

• Elevación: Es conveniente mantener la muñeca elevada por encima del nivel del corazón y permitir que descanse los primeros dos días. Ayudará a drenar el líquido y a reducir la inflamación. Para facilitar la elevación puede aconsejarse un cabestrillo de dos tiras regulables.

A partir del tercer día puede convenir aplicar calor (puede usarse una bolsa de gel frío/calor), para ayudar a la flexibilización de la articulación y devolver la amplitud al movimiento de la muñeca. Se aplicará durante 15 a 20 minutos varias veces al día.

En los casos en que el esguince o la distensión han sido graves es conveniente, una vez finalizada la fase de reposo, realizar ejercicios de rehabilitación para restaurar la flexibilidad, la fuerza y el grado de movilidad de la muñeca. Es conveniente que estos ejercicios sean indicados de forma personalizada por un fisioterapeuta.

En los casos graves en que un ligamento se haya desgarrado completamente es posible que sea necesaria la cirugía.

Prevención.

Generalmente las torceduras de muñeca se producen de forma accidental y es difícil su prevención. Sin embargo, en la práctica de ciertos deportes en que las caídas sobre las manos pueden ser en cierta medida frecuentes (como por ejemplo el patinaje), o si se deben realizar movimientos bruscos de la articulación, el uso de muñequeras de protección constituye una buena opción.

0